jueves, 19 de octubre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: La Crisis de la Prensa en Papel
Redacción

El consumo de información, hacia un hábito más saludable

Título de la imagen

Silvia Loewe Durall. Profesora del Grado Internacional en Periodismo de la Universitat Abat Oliba CEU

"Vivimos la mejor época para el periodismo y la peor para los medios de comunicación". La paradójica sentencia, tantas veces repetida que ya no tiene siquiera autor reconocido, es una buena introducción a la encrucijada actual en que se encuentra el negocio de la información. Pero si nos detenemos en la primera parte de la afirmación, las razones de este optimismo nos pueden dar algunas claves para entender mejor la segunda parte, con sus preocupantes consecuencias, y tratar de perfilar nuevos escenarios que conlleven un mayor equilibrio entre ambas realidades.

En cualquier época ha sido el periodismo necesario, ciertamente, pero la diferencia es que en los siglos pasados esto solo lo sabía una minoría y ahora lo sabe ya la mayoría. La amplitud de canales ha traído nuevas formas y también nuevos públicos. Los hechos se convierten en infinitas posibilidades narrativas, como la fuerza de una imagen en la que decenas de personas huyen de la sala Bataclán durante los atentados de Paris, o el tuit de Hillary Clinton anunciando en primicia su candidatura a la presidencia de EE.UU.

Precisamente porque la realidad le llega a la ciudadanía de múltiples maneras a cada instante, los elementos que definen al periodismo se hacen indispensables para darle un sentido social a todo lo que nos rodea y poder fomentar el criterio y la capacidad de decisión; la información en bruto necesita investigación, verificación, explicación, contexto e interpretación. En el periodismo no se trata de lo individual, sino de lo colectivo, de lo que nos afecta a todos, a la sociedad como conjunto, y de buscar el bien común.

Es aquí donde se distingue una profesión rigurosa, formada con conocimiento y principios, además de con tecnologías, y enfocada al concepto de servicio público, aunque trabaje para empresas privadas. Sabemos, por tanto, que no podemos prescindir de los profesionales del periodismo, pues su labor es esencial para darle a la información valor. Pero cabe preguntarse cómo. Y también cuanto, pues ese esfuerzo debe ser cuantificable económicamente, como lo son los bienes que se producen en un mercado competitivo y regulado.

La escritura genera mayor valor

Una de las formas de relato periodístico que genera mayor valor es la escritura, porque lleva implícitos aspectos esenciales asociados a un consumo de calidad para las audiencias, como el sosiego, la concentración, la reflexión o la perdurabilidad. Las palabras son el cimiento del intelectual colectivo, y un texto periodístico contribuye a la construcción del imaginario común de forma diferente a como lo hace el audiovisual. En términos comparativos, el símil de la dieta resulta muy eficaz: el consumo informativo puede ser compulsivo e indigesto o voluntario, tranquilo y más nutritivo.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED