Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso.
Viernes, 19 de diciembre de 2014 | 11:00
 Sobre la actualidad del Estado autonómico
02/05/2013 17:31
 
Manuel Clavero Arévalo

Ex- político, abogado y catedrático de Derecho Administrativo. Ejerció la docencia, hasta su jubilación, como catedrático de Derecho Administrativo en las universidades de Salamanca y Sevilla. En la universidad sevillana, fue Decano de la Facultad de Derecho y Rector  en las primeras elecciones democráticas que hubo en la universidad sevillana. Entre los alumnos a los que ha impartido docencia destacan los ex-presidentes de gobierno Adolfo Suárez y Felipe González. En 1977 fue nombrado por el presidente Adolfo Suárez ministro Adjunto para las Regiones hasta el año 1979. En dicha etapa tomó parte muy activa en el diseño y composición del actual Estado de las Autonomías. Posteriormente fue Ministro de Cultura.




"Las diferencias entre un Estado federal y un Estado autonómico son varias. El Estado federal sirve para unir lo que no esté unido, por ello  sus componentes se denominan Estados, mientras que en el Estado autonómico, el Estado existe con anterioridad a la Constitución de las Comunidades autónomas"

 En la visita del Presidente Mas al Presidente Rajoy, aquél le pidió a éste el llamado pacto fiscal, un sistema fiscal equivalente al del País Vasco y Navarra. El Presidente Mas ante la negativa del Presidente Rajoy, le dijo que se atuviera a las consecuencias y una de ellas fue la disolución del Parlament y la convocatoria de las elecciones del 25 de noviembre.
 
Por su parte, el Partido Socialista de Cataluña de manera precipitada, ha defendido el federalismo, lo que ha sido bien acogido por los demás Partidos Socialistas. En España ha existido una Constitución federal que fue la de la Primera República de 1873 que duró muy poco y que degeneró en un cantonalismo. La Constitución enumeraba los Estados federados que eran los de Andalucía Alta, Andalucía Baja, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Castilla la Nueva, Castilla la Vieja, Cataluña, Cuba, Extremadura, Galicia, Murcia, Navarra, Puerto Rico, Valencia y Regiones Vascongadas. Si prescindimos de Cuba y Puerto Rico, serían 15 Estados y son las 17 Comunidades Autónomas actuales. No están  en la Constitución federal ni Rioja ni Cantabria. Al Estado Federal se le atribuían 23 competencias. Los Estados federados podrían darse su constitución política respetando la Constitución. Por lo demás el federalismo de la Constitución de 1873 era simétrico y había un Senado siendo sus miembros elegidos por los Estados federados en número de cuatro por cada Estado.
 
Una gran diferencia entre la Constitución de 1873 y las otras dos Constituciones que en España han consagrado el derecho a la autonomía, que son las de 1931 y 1978, es la de que en la de 1873, los Estados venían determinados en la Constitución, mientras que en las otras dos, las Regiones,en la de 1931 y las Comunidades autónomas en la de 1978, no venían consagradas en la Constitución sino solo el derecho a constituirse en Regiones autónomas o en Comunidades autónomas, por lo que al promulgarse la Constitución no se sabía el número de las que iban a existir. También en la de 1873 existía un Senado igualitario en su composición, en la de 1931 no había Senado y en la de 1978, el Senado no se compone exclusivamente por los representantes de las Comunidades autónomas, ni el número de senadores es igual para todas las Comunidades autónomas.
 

"Puede afirmarse que no está caduco el Estado de las autonomías, aunque sí deba reducirse las administraciones paralelas que tienen constituida muchas de las Comunidades autónomas"

Son varias las diferencias entre el Estado autonómico y el Federal

Las diferencias entre un Estado federal y un Estado autonómico son varias. El Estado federal sirve para unir lo que no esté unido, por ello  sus componentes se denominan Estados, mientras que en el Estado autonómico, el Estado existe con anterioridad a la Constitución de las regiones o Comunidades autónomas. Además las constituciones de los Estados federados las aprueban sus Parlamentos sin intervención de las Cortes, mientras que en el Estado autonómico los Parlamentos regionales formulan una propuesta que ha de ser aprobada por las Cortes Generales. También es una diferencia importante la de que en el Estado Federal, las competencias de los Estados federados vienen establecidas en la Constitución de la Federación, mientras que en el Estado autonómico se establecen en los Estatutos entre las que permite la Constitución. Asimismo en la organización del Estado federal es fundamental la existencia de dos Cámaras legislativas, una representante de los Estados federados, mientras que en el Estado autonómico no es esencial la existencia de un Senado de representantes de las Comunidades autónomas. En la Constitución de 1931 no había Senado.
 
Vale la pena examinar el programa electoral del PSC para las elecciones catalanas del 25 de noviembre. Pretenden reformar la Constitución española y transformar el Estado de las autonomías en un Estado federal. Las competencias del gobierno español serían la defensa, la representación exterior, la protección civil en caso de desastres que superen los límites de un territorio. De las Naciones federadas: la educación, la sanidad,  la vivienda, la lengua, la cultura, el derecho civil, la justicia, la seguridad… Las competencias compartidas serían las menos posibles. La soberanía sería compartida entre Cataluña y España. Los catalanes pueden ejercer el derecho a decidir en un referéndum en el marco de la legalidad. En cuanto a la financiación, si Cataluña es el tercer territorio en aportaciones al Estado, debe ser tercero en recibir recurso por habitantes.  
 

El Estado de las autonomías no está caduco

En definitiva se reducen enormemente las competencias del Estado y se aumentan las de Cataluña entre ellas la justicia, se rompe la solidaridad interterritorial y el derecho a decidir se defiende solo para los catalanes. Ello es difícil que prospere en una reforma constitucional, como ha defendido brillantemente Pedro Luis Serrera.
 
En cuanto a la pretendida independencia de Cataluña, difícilmente puede afectar al Estado de las autonomías porque es inconstitucional y en el supuesto que esta independencia se lograra, Cataluña quedaría fuera de España y fuera de Europa, lo que sería muy perjudicial para Cataluña. 
 
Por todo lo dicho y dada la falta de consentimiento sobre el Estado federal por parte del PP y de los nacionalismos, especialmente el catalán, puede afirmarse que no está caduco el Estado de las autonomías, aunque sí deba reducirse las administraciones paralelas que tienen constituida muchas de las Comunidades autónomas.
 

Nuevo comentario
*
*

* Campos obligatorios
Leer edición en: ENGLISH
Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona - Tlf (34) 93 301 05 12
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Inscrita en el Registre Mercantil de Barcelona al tom 39480, foli 12, full B347324, Inscripció 1